martes, 7 de abril de 2015

EL PSOE DE CÁDIZ RESPALDA LA DECISIÓN DEL ALCALDE DE BARBATE DE ABANDONAR EL SERVICIO PROVINCIAL DE RECAUDACIÓN

Comunicación/PSOE Cádiz

La secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García ha mostrado hoy su respaldo al alcalde de Barbate, Rafa Quirós, en su decisión aprobada esta mañana en Pleno de abandonar el Servicio provincial de Recaudación, y considera que “se ha visto abocado a tomar esa decisión fruto de lo que ha cosechado el PP durante estos años”. García ha recalcado que “a lo largo de la historia de la Diputación, dicho servicio ha sido un órgano del que jamás ningún alcalde tuvo queja alguna, jamás nadie sintió que el Servicio se utilizaba a su antojo y mucho menos ver como lo convierten en una herramienta política cuando procede de los tributos de los ciudadanos”.

García ha recordado en este sentido, “la actitud caprichosa del ayuntamiento de Jerez que puso en riesgo el futuro del servicio” y ha reprochado que la respuesta hoy del diputado de Hacienda no haya sido buscar una solución al ayuntamiento de Barbate que se ha visto obligado a hacer eso al ver cómo se utilizan los recursos que aportan sus ciudadanos de manera discrecional”

García ha subrayado que “el Grupo Socialista lleva pidiendo más de tres años que se cree un fondo de liquidez para los ayuntamientos con problemas económicos y se han negado cuando existen muchos municipios en la provincia, no sólo Barbate, que necesitan el apoyo”. “Un servicio que había sido modélico y admirado por todos los ayuntamientos con independencia del color político de cada ayuntamiento se ha convertido en un órgano en el que hemos visto que nadie se cree la palabra del diputado de Haciendo ni del presidente de la Diputación, ya que hemos podido comprobar cómo responsables del PP que nada tienen que ver con la Diputación, que no son ni diputados ni personal, acudían a determinados ayuntamientos a anunciar cuando se pagaban las nóminas o presumir que se pagan gracias a la Diputación”, ha señalado para precisar que “eso es convertir las instituciones en una herramienta al servicio de la propaganda”. Concluye.