miércoles, 16 de junio de 2010

EL ÁTICO DE DANIELA

Mi tía Enriqueta es una mujer excepcional es una activista de la amistad. También es una devoradora de libros, su ilusión era escribir una novela histórica y de misterio, desde que leyó la novela de Humberto Eco EL NOMBRE DE LA ROSA que se publicó en 1980 y que ganó el premio STEGA máximo galardón literario de Italia. Ella no ha dejado de pensar en cumplir con ese proyecto y algo está haciendo, y seguro que no cesará en su empeño, ni se quedará en la mitad del camino, tiene la fuerza del búfalo en sus neuronas y como el águila remonta el vuelo siempre buscando las alturas en momentos de dificultades.

Es una mujer coraje yo diría, me lo ha demostrado alguna vez…

Cuando yo le digo que me gusta el libro de Miguel Delibes EL HEREJE, se ríe, y me dice: Como tú…. Derechita a la hoguera hubieras ido en otros tiempos, y yo le hago un gesto pícaro que ella entiende muy bien.

Alguna vez leo en voz alta los poemas de Gioconda Belli o los de Federico García Lorca y el ático pareciera temblar…Porque hay mucho peso en esos poemas. El día 17 del pasado Abril, en el aniversario de Miguel Hernández escuché a Alfonso Guerra recitar la elegía a Ramón Sijé con la que se emocionó muchísimo y es que ese poema es espectacular.

Leer es gratificante y emocionante, es toda una aventura, descifrar lo que hay detrás de cada verso, de cada narración, y de cada cuento.

Precisamente de mi tía aprendí desde muy pequeña el arte de compartir textos, historias, Siempre estaba a mi lado dispuesta a enseñarme. Muchas veces me contaba cosas de su madre, que tuvo un novio republicano y le tocó vivir la guerra civil española, pero desafortunadamente fue uno de los desaparecidos, y luego se casó con mi abuelo Alfredo que murió joven, Mi abuela Silvana me regaló un libro de un poeta republicano del que era admiradora, se llamaba León Felipe. Ella al igual que mi tía me introdujo a través de sus historias en el fastuoso mundo de la literatura, aquellas narraciones orales de la que era experta y enganchaban, nunca paraba de contar, parecía una enciclopedia viva….
Bueno ya os seguiré contando otras nuevas historias y experiencias
BESITOS DESDE EL ATICO

Juana María Malia
Secretaria de Cultura

No hay comentarios:

Publicar un comentario